miércoles, 3 de octubre de 2012

Carlos Órdenes Pincheira, Chile



Eternidad

(lo imposible)

Hace tres mil años nos besamos
en la espesura de un bosque petrificado.
Nuestro amor quería romper
la niebla del espacio y del tiempo.
El mar nos decía que seríamos infinitos.
Al cruzar la estepa de los siglos
habría tiempo papa beber
aquellos crepúsculos que no alcanzamos apercibir.

II

El aciano azul lloraba
cuando una mortaja ciñó tu cuerpo.
El viento gemía
ante el derrumbe de tu templo,
La humedad te tocaba en pleno corazón..

III

Mil años después,
huérfano de luz, besé el polvo del camino.
Algo tuyo palpitaba en él.
Murmuré: “Te amo, polvo mío.
Esperaré que relumbres como un ídolo de bronce.
Caminaremos juntos bajo la noche gigante
y hasta el simple trébol
cual la oveja de los mares
se arrodillará a nuestros pasos.

IV

Un día de te vi nacer
con el regocijo de un naranjo en flor.
Pero ya mis pasos estaban amarillos.
El silencio me arrastraba a su morada.
Habías llegado tarde.
La muerte disgregaba mis espinas.
Los cipreses nunca comprendieron
por que la tierra se agitaba en las noches de calma...

V

Hoy nos hemos encontrado.
Yo soy un faro ciego que en vano lucha
contra las tempestad
Tedio florece en mi costado
Los ojos vagan sin rumbo por las playas. .

Tu llegada será tranquila como el lento gotear de la aurora.
Reconoceré tu voz,
tu cuerpo solemne,
dadivoso en abandonos.
La desterrada juventud tornará a mi frente y
en las palma de mis manos comenzarán a caer estrellas.

VI

Nos amaremos como se aman los árboles en la noche.
Nunca mancillará nuestra marcha la hipocresía.
Despojada del manto de los atavismos,
querré verte desnuda
como esta mano que aún no cautiva los cielos.
Has de ser tan generosa como el agua,
amplia como el océano.
serás hermana de mi silencio,
sosiego de mis volcanes y
transformaré tus fuegos en la felicidad del agua dormida.

No te detendrás ante ningún escollo.
Mi barro triste estará contigo.
Y estoy cierto que en tres mil años
volveremos a leer este poema
en la espesura del bosque petrificado...

(de "Eternidad", 1967)



* * *


La verdad del poeta

caminar sobre brasas
adentro del yo vital, único heredero de la honradez
unido
a la médula del viajero
sin tropiezo,
atento a la alta luz de los aromos...

auténticos hijos de la oscuridad
quisieran volcar
el agua magnífica, puro sol, enredo feliz de lunas...

lo trascendente para ellos es trizar la sinfonía,
incendiar
alas, alamedas, algunas algas alborotadas,
crear la tempestad
de los espantos, industriales del miedo pretenden
gobernar un pueblo de ovejas...

es el sino de la mano aleve y
el corazón empedernido creando infamias al amanecer...
la joya fulgurante
-belleza para el poeta-
tenerla en la cumbre de su quimera,
sostenerla siempre...

hambre, frío, tos, soledades,
por custodiar las palabras en un libro de lluvias...
hay una sepultura
para quien la lleve a los salones de la hipocresía...
afiladas garras, criminales miradas
para detener el ritmo...

desde mi rincón veo pasar las bestias
que hacen de los infantes
una historia negra, amarga, doliente...
todo un alud de injurias para borrar
la gracia de ser...
pulverizar la ternura,
apagar las voces y
no exista quien denuncie la matanza de ilusiones
de pueblos abandonados en miseria y olvidos...

entre fauces y muslos sigue avanzando
con la antorcha que todos quisieran apagar...



* * *


Viento

Trae un cargamento de sílabas: las empiezo a unir,
un terror helado
me recorre la piel: genocidios, bombas, incendios, catástrofes...
En la pantalla del horizonte
parecieran verse escenas de hielo:
guerras,
infantes de vientres abultados, apenas sostenidos por un par de huesos,
otros, perdida para siempre la luz,
madres tronchadas, violadas, muertas...
Es el mundo manejado por cobardes: no trepidan
en aplastar la esenia de la vida.
¡Miserables!
¡Escorias!
¡Torcidos engendros!
Avanzan hermanados a la mortandad, sus odios mancillan sueños,
manitas recientes,
jóvenes hundidos
en la quejumbrosa tierra dolorida de tantas masacres...
nada los detiene,
ni ancianos arrodillados,
rostros llorosos desencajados de espanto.
El viajero de cristal murmura sobre una cruz retorcida...
En qué rincón o quebrada
es posible encontrar una sola gota de piedad?
Lámparas del planeta
comienzan a apagarse, el firmamento se quiebra
las aguas se arrugan
ante fabricadas oscuridades.
Inocentes sollozan en las esquinas por sus padres fantasmas.
¡Cómo duele ver
este desfile
de cáscaras empujadas al abismo!..
Deben crecer aprisa los niños de hoy para que mañana
quemen la maldad,
construyan otro cielo y
exista un reparto justo de luciérnagas...

©Todos los derechos reservados: Carlos Órdenes Pincheira

21 comentarios:

  1. Agradezco la gentileza de Mara Romero Torres y me enaltece de alegría que ayude a mi poesía para que recorra otros caminos que le han sido negados toda mi vida. Me siento orgulloso de tener tan dilecta amiga y encantado de sentir enorme cariño por Granada, cuna de grandes cultores de la poesía. Soy un grano de arena que hoy se siente inmenso agracias a tanta cordialidad, respeto y cariño.

    Carlos Ordenes Pincheira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien se siente tremendamente orgullosa por tu amistad, tus atenciones, tu cariño y tu excelsa poesía, soy yo, mi querido poetamigo.

      ¡Bienvenido!

      Eliminar
  2. La verdad es que es muy difícil encontrar personas como tú...Por lo general, los poetas son envidiosos y egoístas (tal
    no tanto en mi amada España)He debido sortear muchas dificultades en mi caminar. Cuesta poco ser amable y generoso, pero creo que no hay conciencia... Por eso conocerte es un premio grande para mi y me siento contento por eso. Eres mi
    poeta-reina. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Mara:
    Tengo el honor de conocer a Carlos, un poeta atípico por su generosidad en la entrega de sus conocimientos poéticos. Me alegra verlo editado en tu Blog, y, que se reconozca la calidad de sus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. por supuesto, la mirada, el oído y la voz del poeta tenían que estar aquí, osado e innovador, disciplinado con las Letras, hábil con las palabras, hacedor de sintaxis y de ritmos en su manera de expresarse, de matiz individual, transmite nuevos impulsos de vida a través de su propia conciencia poética, urbano a ratos, paisajista, social en el terreno de sus pensamientos bienhechores, caritativo, abiertamente experencial en el arte amatorio, en fin, una inteligencia nacida para escribir. FELICITACIONES, me gusta ver a mi poeta floreciendo en distintas tierras, con su poesía tan NATURAL. Abrazos, Ro

    ResponderEliminar
  5. Que bueno que muchas personas lleguen a tus poemas y escritos en países donde tienes raíces y amigos tan especiales como la poeta Mara. Es grato leerte donde hay escritores de lo mejor.
    Abrazos para los dos desde mi Colombia.

    ResponderEliminar
  6. Siempre será un enorme placer leer a un Poeta de la talla de Carlos Órdenes Pincheira, orgullo de cuantos le conocemos sus preciosas, enigmáticas y exclusivas Obras, en un estilo simplemente único.
    Estar en la Página "Poemas en el camino"
    de Mara Romero Torres, es algo que sin ninguna duda, merece y distingue a nuestro poeta chileno, de ancestros españoles. Maravillosa amiga Mara, con tantas cualidades y tantas actividades que cumple en forma espectacular. Abrazos a los dos con infinito cariño. Matty

    ResponderEliminar
  7. Magníficos poemas de un gran poeta. He visto varias de las páginas, como "Ave Fénix", y me han impresionado muy gratamente. Hay material muy bueno. Gracias, amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Vengo del blog de Américo Treminio, pieldenoche, y me ha encantado tu Rincón; por lo cual, si no te importa, me gustaria seguir tu Mágico y Fascinante Espacio.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Es Bueno entrar aqui y ver que las personas continuan con sus sueños a mano, trabajando y creando. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pedro Luis Lòpez Pèrez, un agrado la amistad, me siento halagado de sigas mi poesía...
    Así también todos los que han opinado aquí.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  11. Un poeta que envuelve con sus versos. Sus poemas son " manantiales de luz clara, desalojos del alma otras veces; pero siempre en cada línea transmite realidades des/vividas. Es un hombre que cobija ilusiones abatidas en un destino difícil, y a pesar de ello, siempre mirando al futuro con su mejor sonrisa. Abrazos

    ResponderEliminar
  12. La muerte protagoniza tus poemas y la retratas con paz y belleza, como para resarcirla de tanto horror y tedio con que la vemos en vida. Siempre, la reina del poema es el broche de oro de la esperanza.

    ResponderEliminar
  13. Carlos es uno de los mas grandes poetas de este siglo, sin duda, un ser que destila la luz del camino recorrido , de una infancia difícil, y aun así conserva la inocencia, la frescura, y la grandeza de un Maestro-

    ResponderEliminar
  14. Dicen que las palabras se las lleva el "Viento"...no es verdad. Cuando la palabra se hace verso y en ella queda patente "La verdad del poeta"...del poeta de verdad, cuando es así, la palabra, el verso, la poesía, perdurará por toda la "Eternidad".
    Un abrazo Carlos.

    ResponderEliminar
  15. Indudablemente la poesía de Carlos Órdenes Pincheira es única , así como el propio poeta, que siempre nos envuelve en sus versos mágicos, agudos, crudos a veces, pero siempre envueltos en un hálito de belleza insuperable, quien lo lee una vez ya no lo olvida. Me alegra ver que su poesía se proyecta más allá de las fronteras, como debe ser, para que el mundo la conozca y se empape de su inteligencia versicular.
    Un saludo cordial desde Vigo, en Galicia-España.

    ResponderEliminar
  16. Desde mi rincón solitario quisiera poder abrazaros a todos, pues de una u otra frma llenáis mi espíritu de una muy sana alegría. Yo solo se agradeceros con lo mejor de mi alma. Deses, pues, a cada uno de vosotros, los mejores amaneceres...

    Diego de la Noche

    ResponderEliminar
  17. Excelentísimo poeta! Es un agrado leerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar