miércoles, 14 de mayo de 2014

Miguel Alberto Ochoa Jr García, Tijuana, México

Gatos salvajes

Con la desmesura de las cosas
infinitas, miro el vuelo suficiente
de las aves y descubro que puedo
vivir en sus alas un instante.

Con la suerte de los colores
y los ocios, con la forma errada
de construcción, de un momento
a otro atisbo que el descubrimiento
es un cerrojo que con amor se abre.
Así vuelo y no vuelo cuando uno
del cerrojo sale.

Cada mar es un tocamiento de
identidades que viven en las 
cosas simples de las que uno
sabe: sabe y no sabe desde
el alumbramiento de un caminar
desentendido de caminos,
mas no, de gatos salvajes.


* * * * * *


A consumarse

Las cosas vuelven a terminar de consumarse
a gritar, a caminar, a lanzarle rocas
a las gaviotas y a pisar charcos.

vuelven con un ánimo rocoso y transparente,
dispuesto a calcificarse.

Como dispuestos a evaporarse
entre lumbres y motivos.

Dispuestos a conocer el tiempo
en su interminable máscara
de luz cóncava, circular.


* * * * * *


Nos llovemos

Esta soledad se multiplica
a borbotones.
Llega como lluvia e invade todo.
Tempestad que no se cansa
e Inmediara a la vista
colora y descolora el día
según la profundidad
del recuerdo.

Unos está solo por todos lados
sumido en un punto
donde mido al mundo
con tu ausencia.

Que cansada lejanía recorre 
la memoria.

No le puedo mentir a 
los lugares que fueron
benditos por tus pies
e insertar imágenes
paganas.

Creer que puedo cerrar 
los ojos y verte.

Que cansada memoria
recorre tu lejanía y que
cansada línea nos 
atraviesa sin
matarnos.

©Todos los derechos reservados: Miguel Alberto Ochoa Jr García




1 comentario:

  1. Este poeta, Miguel Alberto Ochoa JrGarcía, de Tijuana, México,entre todo su sentir en versos suaves, claros y diáfanos, sin recurrir a los malos influjos que son comunes en este pasar. Aunque la tristeza se presente, siempre es una buena amiga y de ahí la transparencia de su sentir en poesía. Desde mi lejanía, me atrevo a decirle a este joven poeta que no desdeñe las imágenes y que bien pulidas son bellos tesoros en el poema y en el alma del bardo...

    ResponderEliminar